mardi 28 juin 2016

DESPEDIDA DE TERE

Este año, como en otros anteriores, nos toca despedir a una compañera, una que lo ha sido por muchos años de este colegio. Que ha compartido tiempo y vida con nuestro alumnado, familias y trabajadores. Dando su pequeña impronta y tinte a todos ellos y en definitiva al colegio.

¡¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTA GRAN FAMILIA QUE ES EL MONTE OROEL!!

Os dejamos con una palabras que nos ha querido dedicar a tod@s.

Y ya sabe Tere, esto no es un adiós, es un hasta luego, las puertas del Monte Oroel siempre van a estar abiertas para ti, al igual que nuestros corazones, en los que te has sabido hacer un hueco, con cariño y saber hacer.


Mensaje de despedida de Tere

   A los 20 años, con toda la ilusión y las ganas con que una afronta su primer destino, empieza mi andadura como maestra en Siresa, continúa en Ansó, luego en Jaca, más tarde en Sabiñánigo para terminar de nuevo en Jaca, en el Colegio Monte Oroel desde donde hoy me despido casi con la misma ilusión con la que empecé.

  Han sido casi 40 años durante los cuales he disfrutado y vivido intensamente mi trabajo. Me siento afortunada por haber podido ejercer esta profesión que ha sido mi vocación. Ahora empieza otra etapa especial y diferente, que va a romper con muchas cosas que han sido habituales hasta hoy, pero que me abrirá nuevas ventanas a las que asomarme con otra mirada.
Lo que no se va a borrar es el montón de buenos recuerdos y de buenos momentos que he compartido con todos vosotros: alumnas y alumnos, familias, compañeras y compañeros.

   Gracias a todos por haber contribuido a hacer más fácil y gratificante el día a día de mi trabajo. Tampoco quiero olvidar en este agradecimiento a los componentes del equipo de orientación, conserjes, encargados del comedor, personal de limpieza... los actuales y todos los que han formado parte de la comunidad educativa a lo largo de mis 25 años en el Monte Oroel.

  Me siento satisfecha y agradecida por haber tenido el apoyo y reconocimiento de alumnos, ex-alumnos, familias, compañeros... y por haber conseguido amistades y lazos entrañables que perduran en el tiempo; lo he podido constatar (es lo que tiene cumplir años...)

  Ha llegado el momento de despedirme y es una buena ocasión para deciros:
¡Qué suerte haberos encontrado en mi camino!
Espero que nos sigamos encontrando. GRACIAS.


Tere López Barcos


"La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza,
sino de corazón a corazón" (Howard Hendricks)